Un carrusel lleno de emociones

Trastorno de Bipolaridad

El trastorno que puede llevar a la muerte

Un carrusel lleno de emociones

 “Altibajos, hiperactividad, hipersexualidad, momentos llenos de euforia y felicidad que en un abrir y cerrar de ojos se transformaban en profundas depresiones, hasta el punto que dio un giro inesperado en mi vida, incapaz de controlar las emociones en mi cabeza”

Estos son uno de los síntomas por los que ha tenido que pasar María José Mogollón, estudiante de medicina, quien sufre del trastorno afectivo bipolar desde los 16 años de edad. Su sorpresa al diagnosticarle esta enfermedad mental la empujó a una profunda depresión con la que tenido que sobrellevar por 8 años.

Aunque sigue tomando medicamentos, María ha tenido que pasar por muchas crisis que la han puesto en situaciones difíciles a tal punto de querer quitarse la vida.

“cuando estoy deprimida siento que el aire me fastidia, que mi respiración se tranca, me siento sola y en ocasiones siento que nada vale la pena y quiero dejar de estudiar. Pero cuando he estado en mi etapa de euforia, siento que puedo llegar a ser la reina del mundo, no me importa nada hasta el punto que me olvido hasta de mi propia familia.

Esta anomalía es la responsable de los constantes cambios anímicos en los individuos. Es una enfermedad crónica que sí no se trata con tiempo puede ocasionar la muerte en una de las tantas crisis maníaco-depresivas que puede sufrir el individuo.

La enfermedad mental, se ubica en los parámetros de los ‘trastornos afectivos’, los cuales han sido estudiados por años. Sin embargo, ninguna persona está libre de padecer los desordenes bipolares.

Ser o no ser

            “Cuando hablamos de el término bipolar, es porque varía en dos polos, entre la exaltación placentera o ir al otro extremo negativo que es el depresivo. Dependiendo en que polo este la persona, puede empezar la enfermedad con episodios depresivos y después pasar a la  manía que serían los estados de euforia”, señaló Glenda Cárdenas Psiquiatra y Coordinadora Regional del Programa  Salud Mental.

La bipolaridad, es una enfermedad que suele presentarse en la edad adulta, muchas veces se  manifiesta en el adulto mayor y pocas veces en la adolescencia, este trastorno a diferencia de otras enfermedades mentales se caracteriza porque puede diagnosticarse en cualquier edad, caso contrario ocurre con la esquizofrenia si no se manifiesta en la juventud no se corre el riesgo que se manifieste a los 40 años.

Ojo clínico

“comencé a sentirme un poco deprimida, algunos días más que otros, pero no le tome gran importancia, sin embargo mi familia y mis amigos comenzaron a notar los cambios y es que cambiaba mi estado de ánimo de un momento a otro, estaba triste y en la tarde estaba muriéndome de la felicidad, también comencé a ser sexualmente activa sin importar con quien fuera, pero conseguía un gran alivio cuando estaba íntimamente con alguien”

Su madre, Gilma Guerrero comenzó a notar estos cambios bruscos en el comportamiento de su hija quien sin espera decidió llevarla a un médico especialista directamente, en donde comprobaron que su trastorno era hereditario y que tendría que controlarse por el resto de su vida puesto que sufre un trastorno severo de bipolaridad. Pero aun así ella ha podido continuar sus estudios y su vida normal gracias la medicina y el apoyo familiar.

El área de enfermedades mentales es una de las más difíciles de diagnosticar, en la mayoría de los casos suele confundir, esto se debe a que una persona puede pasar mucho tiempo con ello pero se estaba tratando como un caso de depresión.

“El psiquiatra debe indagar, ser acucioso y evaluar muy bien los antecedentes y la evolución de la enfermedad para valorar el cuadro clínico del individuo que sufre el trastorno, muchas veces los familiares llevan al paciente cuando esta depresivo y se quiere morir, y no notan cuando esta hipomaníaco, para los familiares es una situación normal, cuando realmente no lo es”, indicó Cárdenas.

Aceptación o rechazo

En muchos casos, tanto a los enfermos como a sus familiares no quieren reconocer y aceptar que se están enfrentando a una enfermedad mental y se desconoce los tratamientos para aliviar este sufrimiento. Por lo tanto, son las preguntas las que no se hacen esperar ¿Será que este trastorno tiene cura? ¿Qué debó hacer? ¿Cuáles son los tratamientos?

“Generalmente el trastorno afectivo bipolar tiene un tratamiento que debe ser utilizado de por vida, cabe destacar que los tratamientos en materia de enfermedades mentales han  evolucionado, para tratar este tipo de trastorno se debe identificar en que polo esta el padecimiento, y se utilizan los estabilizantes afectivos o estabilizantes del humor, para poner al individuo en la media ni maníaco ni depresivo, que este en la mitad es decir entimíco o entre en la normalidad, las dosis se ajustan dependiendo de cómo este el paciente” resaltó Cárdenas.

Las psicoterapias son una de las tantas opciones que tiene el paciente bipolar, pues él mismo termina aceptando y entendiendo la enfermedad,  asimismo, se apega al tratamiento y de este modo empieza a reconocer sus síntomas y por cuenta propia decide acudir al especialista.

Actualmente, la bipolaridad es observada en la sociedad como una especie de ‘moda’, pocos realmente comprenden de lo que se está hablando, y cuáles son los riesgos que se corren cuando se sufre el trastorno afectivo bipolar como lo afirma María.

Los trastornos maníaco-depresivo, no es un problema único de la persona que lo padece, ni tampoco de sus familiares, es un problema que afecta a la sociedad, se debe tomar conciencia de la magnitud de esta enfermedad, que si no se trata a tiempo puede llevar a la muerte.

En la fase maníaca elc Trastorno afectivo bipolar puede manifestarse por:

Sentirse extraordinariamente “eufórico” o irritable.

Pensar con gran rapidez y desordenadamente.

Posee un sentimiento de “grandiosidad”. Se cree capaz de grandes empresas en todo orden de cosas llegando a ser temerario.

Puede tender a la promiscuidad sexual.

En casos extremos puede llegar a sufrir delirios o alucinaciones.

Fuente: Coordinación Regional de Salud Mental

Consecuencias del Trastorno afectivo bipolar

  • El suicidio. El riesgo es más altos en los años iníciales de la enfermedad.
  • El abuso de alcohol/sustancias. Más de 50% de aquellos con el disturbio bipolar abusan el alcohol o las drogas durante la enfermedad.
  • Problemas matrimoniales y del trabajo. El tratamiento inmediato mejora las perspectivas para un matrimonio estable y un trabajo productivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: